top of page

8- Tu casa eres tú


Mensaje de María Magdalena:

Abraza esa parte de tu alma, la parte que todavía no tiene fe, aquella que aún no confía en el poder de lo divino, ni en el poder de lo divino en ti, ni en el amor que te rodea, ni en el sostén. Abraza ese lugar de profunda soledad que todavía habita en tu interior. Abraza a esa parte que va perdida por la vida sin consuelo y que espera hace siglos, dale tu amor, camina junto a ella. Lleva siglos perdida por el mundo y no encuentra su casa.

Recuerda, su casa eres tú, su casa eres tú.

​No te aferres a nada externo, ni al dinero ni a tu casa, ni a otra persona, no busques más el hogar afuera, el hogar está adentro, en tu ser interno, ese es tu verdadero hogar, allí mora tu chispa divina, la verdad de tu ser, ese es tu verdadero hogar, lo llevarás a todos lados a los que vayas, más allá de la casa, del dinero con el que cuentes, de con quién sea que estés.

Ese es tu hogar, está adentro de ti, no lo busques más afuera, no lo esperes más afuera. Tu casa eres tú.

No permitas que sea el miedo el que comande, el miedo precisa ser liberado, expresado, movido y encauzado, si dejas que el miedo comande, éste pondrá en curso una cadena de eventos y consecuencias que irán creando más miedo.

Descansa, ve a buscar a aquella parte que tiene miedo en tu interior, toma su mano, es la parte que está perdida, desesperada, acorralada. Abrázala.



bottom of page