top of page

Asumir la autoridad

Descansa en tu silencio, disfruta de él, permite que el silencio interno derrita tus barreras autoconstruidas y heredadas, derrita todo aquello que te oprime y te condiciona. Que tu vida sea un descanso en tu Presencia.


Soy la Conciencia Crística hablando desde el silencio que mora en tu alma, entra en él y deja que allí repose este mensaje para traer descanso a tu corazón y aligerar tus pasos, deja entrar estas palabras habitando tu silencio, indagando hoy acerca de la autoridad.


Para encarar la verdad se necesita un container, un suelo que la sostenga y la sustente, se necesita un lugar de autorresponsabilidad y estar dispuestos a desmantelar la forma en la que la humanidad se ha manejado con la autoridad.

La autoridad, tal como fue concebida hasta ahora, ha servido durante milenios para mantener a la humanidad en un lugar infantil, esta ha sido una co-creación, ya que la humanidad en su conjunto ha obtenido su “ventaja” de este juego de opuestos.


En la medida en que cada ser humano asuma su total responsabilidad por el mundo que ha creado en su propia vida, entonces podrá estar en condiciones de dejar de lado la proyección de la autoridad en el afuera y la tendencia a culpar a esa autoridad de los propios sufrimientos e imposibilidades. Esto lo ha hecho todo el mundo sin excepción, esta misma actitud ha sido dirigida hacia el concepto de Dios como un padre a quien culpar, responsable de las propias miserias, una figura castigadora, impune y cruel. Esta misma actitud se tiene con los padres, los jefes, los gobiernos y con quien quiera que sea que ocupe este rol.


Aquel que asuma un rol de autoridad también puede cometer el error de volverse abusivo y despiadado, a usar su función para la obtención de sus propias ventajas e intereses egoístas. En ambos roles, ya sea que ocupen un rol de autoridad distorsionada o queden subyugados por esta misma, en ambos casos existe la manipulación, una actitud infantil y egoísta en donde existe la ilusión y la falta de verdad.


Cada uno necesita ver en sí mismo estas ilusiones e irrealidades que construyen su propio mundo.

Cada uno necesita observar de qué manera sigue poniendo esa autoridad cruel fuera de sí mismo y en qué medida la encarna. La forma de encarnarla puede ser hacia los demás o hacia sí mismo, en este último caso es cuando te tratas con actitudes despóticas, generando un clima de auto-exigencia, severidad y auto-imposiciones constantes.


Desmantelar esta noción de autoridad es de suma importancia, cada una de estas cosas que van desmantelando abre el espacio para que el amor ingrese, si el espacio está ocupado por todas estas distorsiones, el amor no tiene lugar allí.


Traer claridad sobre estos puntos es de vital importancia en estos tiempos, no hay nada más significativo que poner la mirada profunda en cada uno de los lugares donde el amor no está presente en alguna manera, en donde existen distorsiones y polarizaciones basadas en una ilusión, en un autoengaño.

La autoridad no es otra cosa que asumir la vida en tus propias manos, es asumirte como su autor y creador, asumir que eres completamente responsable de tus decisiones y actos, de lo que existe en tu propio mundo.


Revisa cada uno de los lugares en donde te sientas víctima de algo o de alguien, ya sea que culpes al destino, a Dios, a tus padres, al gobierno de turno o a cualquier situación o persona en la que hayas depositado tu propio poder, tu propia responsabilidad, nadie allí es responsable de la vida que tienes hoy. Esto forma parte de los velos que irán cayendo necesariamente en el mundo.


Encarar la relación que cada uno tiene con la autoridad es fundamental, se trata del arte de integrar el amor y el poder en tu vida. El amor con el que te mueves y vives, el poder y la responsabilidad que asumes. Asumir la autoridad de tu propia vida es asumir tu poder y tu responsabilidad, ya no hay nadie allí a quien culpar, no hay ningún culpable, nadie que merezca castigo, nadie a ser castigado.


La noción de premio y de castigo forma parte de la ilusión que existe en el planeta acerca de este tema, forma parte del mismo paquete de la distorsión de la autoridad, del mal uso del poder, del uso de la manipulación, y es expresión de la falta de madurez que se hará cada vez más evidente en la crisis planetaria que vive la humanidad actualmente.


El efecto de todas estas distorsiones es que fue erosionada la capacidad inherente de cada ser humano para plasmar el amor. el poder y la sabiduría que existe en su interior.

Mirar estos temas con profundidad, sin juicios ni evasivas, hará que cada uno realice su contribución amorosa en su propia vida, para con sus semejantes y para con el mundo. Estos son los cambios que necesitan ocurrir como pasos para la construcción de la nueva era que se anuncia.


Hay muchos velos de la realidad que tendrán que ir cayendo en estos tiempos, cada velo que caiga te pondrá en contacto con un mundo al que no habías accedido antes, con una nueva realidad que era invisible a tus ojos previamente.


Ábranse a la hermosa posibilidad de dejar caer los velos de lo que hasta ahora han creído que es la realidad, de lo que les han contado, de lo que han reproducido vida tras vida, año tras año.

¿Qué significa la realidad?

¿Cuál es la realidad?

¿Qué es la realidad?

Son buenas preguntas para dejar flotando en el silencio. Las respuestas emergerán de ese mismo silencio como verdades profundas. Permitan que la realidad se revele a sí misma con cada velo que cae. Existe un mundo infinito allí disponible si te abres a él y le permites que se manifieste en todo su esplendor. Todos estos condicionamientos son estos velos que necesitan caer uno a uno, suave y persistentemente.


Cada uno de estos velos es como una venda que sesga tu mirada y tu contacto profundo con el universo tal como es. El proceso de la evolución finalmente es eso, la caída de un velo tras otro, la manifestación de una realidad que estaba antes oculta y que emerge esplendorosa ante tus ojos, como una montaña, como una estrella.


Sanear el correcto sentido de la autoridad es lo que se requiere ahora, es una forma de ir de la infancia y la adolescencia hacia un estado de mayor madurez planetaria, allí donde cada uno se asume como creador y como parte del Todo, como chispa divina encarnada, como expresión del Dios que habita en cada ser con toda su potencia creadora, con todo su amor y su compasión.


Lo que se requiere en estos tiempos, es dejar caer los velos de la ilusión allí en donde la realidad parece inamovible, allí en donde alguien cree ser la victima de su propio destino. Esta es la nueva era que se anuncia por todos lados, en donde se habla de una sociedad horizontal, interactiva, funcionando en red. Para ello hay ciertos requisitos y pasos previos, como el de cuestionar la mirada antigua acerca de la autoridad en cualquiera de sus versiones. El correcto sentido de la autorresponsabilidad y el ejercicio de la libertad responsable y empoderada es de lo que se tratan estos tiempos, cada uno a su modo y a su ritmo irá yendo en esta dirección.


Amados seres cósmicos, chispas divinas recordándose a sí mismas, les dejamos bendiciones, honramos su camino, sabemos que también duele dejar caer los velos y afrontarse poderosos, responsables, libres, Es un salto necesario, les animamos a que lo hagan.


5 de junio de 2021






bottom of page