top of page

Desmantelamiento de estructuras

Aquí estoy. Yo Soy la Conciencia Crística hablando desde la rosa de tu corazón, siénteme desplegarme en tu vida en cada uno de tus actos, en cada uno de tus pensamientos trayendo coherencia, unidad y pureza de intención allí donde haga falta. Permite que esa rosa que eres resplandezca, permite que se abra.

YO SOY esa Conciencia Crística viviendo en ti, morando en ti

YO SOY el néctar en la rosa de tu corazón

YO SOY la rosa, YO SOY el corazón

YO SOY la vida que corre por tu sangre

YO SOY el agua que te compone

Yo estoy en el florecer de todo lo que existe


La corona necesita volver a su origen, allí donde siempre estuvo y estará: en tu corazón. Allí encontrarás todas las respuestas si te abres a escuchar, si permites que tu mente se vuelva silenciosa como un lago. Todas las respuestas están allí flotando ante tus ojos, flotando entre tus células en los ríos de tu sangre, allí encontrarás todo el universo, ese universo que eres, que vive en ti y a través de ti. Si haces silencio y escuchas, todo esto se revelará a tus oídos, a tus ojos, a cada uno de tus sentidos.

En tu silencio habitan todas las respuestas. Iníciate en el arte de escuchar y para eso necesitas vaciarte. Vaciar tu copa, vaciar tu recipiente, una y otra vez para abrir espacio.


Hoy traeré un aspecto del proceso de desmantelamiento actual.

Estos son tiempos fundamentales de inicios y finales, de procesos que se terminan y ciclos que comienzan. 2022 será un año muy significativo para la humanidad, cada ser humano necesitará poner orden en su vida y desmantelar estructuras viejas y perimidas.

Hay un modelo que necesita concluir, basado en el éxito de unos en detrimento de otros, basado en las luchas de poder de unos sobre otros, basado en un sistema de ganadores y perdedores, de privilegios y exclusiones, todo ello necesita declinar y formar parte de un recorrido histórico que ha cumplido su ciclo y ha agotado sus formas.


Entre esta caída de modelos se encuentra también la tendencia a la comparación, la tendencia de los seres humanos a medirse unos con otros, con modelos heredados culturalmente.

Revisar estas conductas será de suma importancia y así comprender qué es lo que subyace a eso y cuál es el modelo en el que esa actitud de comparación basa sus raíces.


Observa cómo te comparas con los demás, con aquellos que encarnan un modelo que creíste exitoso y que tomaste como propio.


Llegó el momento de revisar desde qué lugar se mueve cada uno, cuál es el terreno en el que construyó su casa, cuáles son los cimientos y pilares que guían su vida.

Se están avecinando los tiempos de la circularidad y de la horizontalidad de la energía. Será necesario hacer grandes refacciones junto al desmantelamiento de estructuras psíquicas fundamentalmente, que luego serán estructuras en la realidad física.

El primer desmantelamiento es psíquico, tiene que ver con conductas y actitudes que están naturalizadas y que han sido construidas sobre un sistema piramidal y jerárquico, desde hace milenios.


Mírense en estas actitudes y en qué modelos están basadas. Revisen una y otra vez hasta qué punto viven condicionados por esto.

El costo y la causa de estas actitudes es la pérdida de conexión con la propia esencia, con la propia forma, con las propias cualidades esenciales y con la tarea que cada uno trae para realizar y experimentar, para vivir, crecer y gozar.


Observa ahora:


¿Con qué modelo te estas comparando? ¿En qué está basado tu modelo de éxito? ¿De dónde o de quién lo tomaste?

¿Cuál es el modelo al que te estas obligando a encajar incesantemente?

¿Cuál es la lucha, cuál es el empeño en los que estas implicado y para qué lo haces?

¿Podrías registrar tu forma específica del modelo de “Tanto tengo tanto valgo”? Ya sean bienes materiales, reconocimiento, prestigio social o éxito de cualquier tipo y área.

¿Qué es lo que crees que deberías tener, ser o hacer para valer y considerarte exitoso?

¿Cuánto de tu valor está regido por estas condiciones y condicionamientos?


Mira toda la energía que inviertes allí. Siente todo el cansancio, el sinsentido y el desgaste que genera.

Mira cuan poco crees en ti cuando te comparas.

Eres muy amado, aunque aún no logres concebirlo, aunque aún te esmeres tanto por agradar en una gran pérdida de tiempo. Luchas por algo que ya tienes, ya que te falta el paso más importante: reconocer eso en ti, el amor que eres, valorar tus cualidades y tu forma única y específica.

Permite que el poder de tu Esencia se manifieste en la Tierra. Revisa allí en donde aún no confías en él, allí en donde sigues creyendo que deberías ser otro que el que eres realmente, en donde aún crees que algo te falta para ser digno de ser escuchado, apreciado y valorado.


Revisa cada vez que te encuentres queriendo ser otro, sintiéndote inadecuado o insuficiente en tu forma, comparándote.

Observa para atrás y verás todas las veces en las que te has comparado y cómo eso declinó tu energía y tu fuerza, te quitó poder, te desmembró en cierta forma.


Este es un proceso personal y colectivo que forma parte de la evolución de la conciencia humana en su tránsito de fusión con lo divino, con la vida, con el universo, con el Todo, en su tránsito de recuerdo.

En este recorrido cada uno necesita ponerse en contacto, descubrir y honrar la propia forma, la unicidad que Es, la belleza y la riqueza que trae para compartir. Si crees que careces de esto, es señal de que tu energía esta virada hacia afuera, atrapada en un modelo externo, es señal de que no estás en contacto con quien realmente eres y que allí no te conoces, no reconoces tu inmensidad como parte del Gran Océano.


Que cada corazón humano despierte y recuerde su real “para qué”, su verdadero “hacia dónde” y la fuerza del Ser que Es, que allí encuentre descanso, alegría y gozo supremo. Esto está al alcance de todo aquel que decida emprender este viaje al interior de su Esencia, al interior del Sí Mismo, al interior del Uno y allí ver el infinito y el vislumbre de lo eterno.


Noviembre de 2021




bottom of page